El salón del Patronato de la UNED acogió ayer, a las 19,30 horas, la presentación del libro ‘El Mar y la Furia’.

Se trata de la obra prima en narrativa del autor almeriense José Juan Berbel Rodríguez, quien junto con su presentador, Fernando Martínez López, desgranó todos los entresijos que le llevaron al autor de la publicación producto de su profundo conocimiento del Siglo de Oro español.

Con hechos y personajes reales José Juan Berbel hace una simbiosis entre la pasión amorosa y el dramatismo de cualquier tipo de relación humana cuando no se metaboliza en la sociedad los valores de carácter humanístico propios del género humano en las relaciones sociales y de convivencia, en la que también Almería tiene su momento literario en la obra.

Según criterios de Fernando Martínez López, Juan Herrezuelo y Pilar Quirosa-Cheyrouze, la obra de José Juan Berbel Rodríguez resulta prodigiosa en cuanto a la lectura del texto, sobre todo por su estilo, gramática y vocabulario del siglo XVIII, que dan sensación de una sinfonía barroca con armonía y equilibrio en los compases de cada uno de los capítulos. Son situaciones las descritas por el autor en las que envuelven al lector por ser eruditas en la exposición y por su impacto intenso como fueron las andanzas y tribulaciones de estos enamorados en Texas y en la actual provincia de Tamaulipas (México), en el contexto de las luchas contra los feroces apaches y del intento de civilizar aquella región, y el terrible terremoto de Lisboa, el 1 de noviembre de 1755, que asoló toda la costa portuguesa, y también la española, causando centenares de miles de víctimas.

El acto presidido por la escritora y poeta Pilar Quirosa, miembro del Consejo Editorial del Instituto de Estudios Almerienses acompañada del Director, Rafael L. Aguilera, y la intervención del también escritor y miembro del IEA Juan Herrezuelo, ante una aforo de asistencia de cien personas, decidieron por aclamación, remitir la referenciada obra literaria al Premio de la Crítica de la Asociación de Escritores de Andalucía, atendiendo a la conclusión de los miembros asistentes de ser una publicación de una naturaleza y retórica, que bien podría recibir el nombre de “Arte de bien decir, de dar al lenguaje escrito o hablado eficacia bastante para deleitar, persuadir y conmover”