La Diputación Provincial de Almería ha celebrado un encuentro con los cerca de 100 dinamizadores Guadalinfo de la provincia centrado en la formación en el ámbito de la robótica y las nuevas tecnologías.

Se trata de la primera de las tres sesiones formativas que permitirá a los participantes actualizar sus conocimientos en robótica y nuevas tecnologías

La diputada de Desarrollo Económico e Iniciativas Europeas, Carmen Belén López, ha visitado esta mañana a los agentes de los centros Guadalinfo que participan en una de las tres sesiones formativas organizadas por la Diputación para que los técnicos puedan seguir alfabetizando tecnológicamente en la Almería rural.

“Hace unas semanas les entregamos a los dinamizadores un kit de robótica con el compromiso de formación que les ayudara a usarlo adaptado a cada uno de sus centros. Durante dos días estarán formándose para acercarles a sus vecinos los conocimientos que hayan adquirido. La robótica está siendo un elemento muy innovador y sin duda es una herramienta útil para romper la brecha digital en las zonas rurales. Desde la Diputación hacemos un gran esfuerzo económico para seguir manteniendo los Centros Guadalinfo de la provincia porque creemos que son necesarios y que hacen una gran labor” ha explicado la diputada de Promoción Económica, Carmen Belén López.

La jornada pretende “formar a formadores en robótica”, ha explicado la diputada, y tiene como fines “conocer los componentes de un robot, así como las características de los distintos sensores, aprender a programar, hacer uso de material reciclado para construir y programar un equipo robotizado”.

Los representantes de los 90 centros que hay en la provincia, distribuidos en sendas sesiones formativas, han recibido información sobre el funcionamiento del kit ‘BQ Zum Box’, un equipamiento con sensor de luz e infrarrojos, leds y motorización simple que la Diputación entregó el pasado mes de noviembre a los técnicos de los equipos Guadalinfo. Asimismo, se ha presentado la plataforma de programación Bitbloq, y los participantes han disfrutado de una experiencia piloto: la creación de farolas inteligentes.

Para la diputada, la finalidad de estas acciones de formación es fomentar una “educación científica y tecnológica en los entornos rurales en los que trabajan los técnicos de la red de centros Guadalinfo”. En esta línea, la aspiración del área de Desarrollo Económico e Iniciativas Europeas es “democratizar la puesta en marcha de habilidades de ciencia e ingeniería en todos los grupos sociales y propiciar la integración de minorías de población desfavorecidas y/o en riesgo de exclusión social”, ha señalado.

Según uno de los cuatro formadores que han coordinado la jornada, el manejo de este tipo de robots implica “trabajo en equipo, aprendizaje de programación, ofimática o diseño”, argumentos que explican la alta demanda existente en la actualidad. Además, las piezas del kit se fabrican “con materiales de reciclaje: cartones, vasos de plástico…, lo que fomenta la imaginación y creatividad de los compañeros de los centros”, ha concretado.

90 kits BQ Zum Box

La adquisición de 90 equipos de robótica por parte de la Diputación forma parte de una estrategia para eliminar la brecha tecnológica en los municipios del interior y “avanzar hacia una sociedad igualitaria y más justa” en la que todos los ciudadanos de la provincia, desde edades tempranas, tengan acceso en igualdad de condiciones a la tecnología robotizada.

Con estos kits, los agentes de los centros Guadalinfo se convierten en formadores ante un heterogéneo público objetivo que va desde estudiantes de Primaria y Secundaria, ávidos de conocimientos en esta materia, hasta la activa tercera edad, inmersa en un progresivo proceso de alfabetización digital.

Un proyecto exitoso

El proyecto Guadalinfo comenzó en Almería en 2003. Ese año se abrieron los dos primeros centros en Turre y Serón. Entre 2004 y 2006 se desplegó en todos los municipios menores de 10.000 habitantes de la provincia. Ya en 2008, Guadalinfo era la ‘ciudad virtual’ más grande de Andalucía.

La misión de estos centros es ser un servicio público rural para promover las TIC en lugares en los que las oportunidades son más limitadas y la edad de la población es avanzada. En este sentido, la Diputación ha potenciado en los últimos años los talleres tecnológicos de envejecimiento activo, una fuente de estímulos que ha contado con una alta participación de personas mayores. Esta red física y virtual permite a los miles de usuarios provinciales tener contacto con los entornos digitales y sentirse copartícipes de la llamada aldea global.