En las faldas de Sierra Nevada, moteado por diminutos pueblos encalados en blanco se encuentra la Alpujarra Almeriense.

Ligada a la uva y a la naturaleza, este municipio guarda las costumbres y tradiciones que el paso de las civilizaciones ha marcado en su carácter, historia y arquitectura

Una comarca por la que discurre el Río Andarax y entre la bella naturaleza en la que van salpicando parrales, almendros y los cerezos. Su puerta de entrada, tiene en Canjáyar un referente ligado a la riqueza de la uva y a su remoto pasado árabe y morisco.

Sus orígenes se remontan a la Edad del Cobre. En la Cueva de Nieles, en el pasado siglo, se encontraron restos prehistóricos que responden a esa época y atestiguan su existencia. Aunque también se encontraron en la zona vestigios de explotaciones romanas, su primera gran etapa de esplendor la vivió durante el siglo XIV cuando era cabecera de la Taha Nazarí de Lúchar y en su término se desarrollaron algunas de las batallas más cruentas de la guerra de las Alpujarras.

Para defender su posición, Canjáyar llegó a contar con su propio castillo  (conocido como Castillo de Fondón) situado donde hoy se encuentra la ermita de San Blas, siendo precisamente su construcción la que destruyó la casi totalidad de los vestigios. Pero el patrimonio del municipio no termina aquí, de hecho, no hace más que empezar.

La arquitectura religiosa de Canjáyar alcanza su máximo esplendor en la Iglesia de la Santa Cruz del Voto. Templo de estilo románico que data del siglo XVI, conserva en su interior una de las joyas más preciadas de Canjáyar: su patrona la Santa Cruz (aparecida el 19 de abril de 1611, con la realización de unas obras de reforma en el baptisterio del templo). El edificio actual es una reconstrucción de una anterior destruida en gran parte por el seísmo de 1804 y estaba edificada sobre la antigua mezquita cuyo muro de la qibla se situaba en la actual entrada.

Cierran los monumentos de Canjáyar su lavadero, lugar de reunión para las canjilonas del municipio que acudían aquí para hacer la colada y relacionarse con el resto de sus vecinas.

Rutas por la naturaleza

El visitante puede realizar, a su paso por Canjáyar, tantas rutas como caminos hay en este pueblo alpujarreño, que formando parte del Parque Natural Sierra Nevada, además de su inigualable belleza, posee singulares características paisajísticas y culturales. 
?De obligada visita es la Cueva de Niéles que aunque se encuentra en un lugar de difícil acceso, es recomendable visitar el lugar en el que se encontraron los restos arqueológicos de culturas pasadas que poblaron la zona, el antiguo poblamiento de ‘Puertas de las Alpujarras’. Asimismo, cerca del río, el visitante puede distinguir el suave y sutil cambio del medio desértico a un medio de vegetación arbórea.

Gastronomia

La gastronomía de Canjáyar no puede ocultar su reminiscencia árabe aunque ha ido incorporando, con el paso de los años, la aplicación de los recursos obtenidos de la sierra para elaborar exquisitos platos como migas, Choto al Ajillo, “Guisao de Hinojos”, Potaje de trigo “pelao”, Fritada de Conejo, Tortilla de Collejas o Gurullos, todos ellos elaborados a partir de carnes, verduras y hortalizas propias del municipio.
En el apartado de la repostería, en el municipio se elaboran los conocidos “Merengues de Canjáyar”, las Tortas de Chicharrones, el Pan Dormido, Pan de Mosto, o los famosísimos Roscos de Vino.
Canjáyar, posee además, dos almazaras de conocido nombre (es uno de los mayores municipios productores de aceitunas de toda la comarca), que producen distintas variedades de aceite de la mejor calidad, seleccionando distintas variedades de aceituna como lechin, picual, manzanilla, hojiblanca y arbequina que le otorgan un sabor delicado, lleno de aromas y matices y que están llevando el nombre de Canjáyar por todo el mundo gracias a esta industria.
Una actividad que ha contado con el respaldo de la Diputación Provincial, cuyo delegado de Turismo, Javier Aureliano García, ha aprovechado para poner de manifiesto “la labor que desde el Servicio Provincial de Turismo de la Diputación de Almería se realiza para la promoción y difusión de los productos y recursos turísticos que tiene el interior de la provincia”. Asimismo, ha invitado a los propios almerienses y visitantes potenciales a conocer los enclaves privilegiados del interior de la provincia y que protagonizan la campaña de promoción ‘Si te quieres, ¡ven a Almería’.