Al pie de la Sierra de los Filabres, en plena Comarca del Almanzora, entre un paisaje repleto de bosques se ubica uno destino de interior de gran historia, tradición y atractivo de la provincia, Purchena.

Entre la oferta de interior de ‘Costa de Almería’ destaca este enclave, situado en un excepcional entorno natural y que ha logrado escribir un capítulo en la historia de la península ibérica gracias a sus ‘Juegos Moriscos de Aben Humeya’.

Capital del río Almanzora durante el periodo de Al-Andalus y fundada, según las crónicas, por el último emir de Córdoba en torno al año 900, cuenta con una rica historia que se remonta a la edad del Cobre. No obstante, cuando realmente adquirió su época de esplendor fue en Al-Andalus.

Una esencia que quedó impregnada en su arquitectura y configuración que se presenta ante el visitante como un pueblo tranquilo y bello de casas blancas, de calles estrechas y serpenteantes. En la visita Purchena, el turista no puede perderse los restos de su Alcazaba (en la que Aben Humeya se refugió con sus tropas), la iglesia de San Ginés (levantada sobre una antigua mezquita) y la Antigua Estación de Ferrocarril, uno de los elementos característicos del desarrollo industrial y urbanístico del Valle del Almanzora.

Cierran su oferta cultural y monumental el Centro Cultural El Lavadero, edificio reconstruido a partir de un antiguo lavadero público y el Centro de Interpretación Valle de Almanzora Tiempo que como su propio nombre indica, sigue la temática del tiempo (desde los primitivos asentamientos hasta la edad media pasando por la minería moderna y contemporánea), además de ofrecer información turística de la zona a todo aquel que se acerque a visitarlo (gastronomía, alojamientos, lugares de interés, senderismo, cultura y patrimonio, etc.).

Juegos Moriscos de Purchena

Durante la Guerra de las Alpujarras (1568-1570), en el verano de 1569 Aben Humeya, jefe de la rebelión morisca, convirtió Purchena en capital de la sublevación de los moriscos y sede en la que se celebraron unas competiciones atléticas, musicales y de danza en la que participaron moriscos del antiguo Reino de Granada y del Norte de África.

Una tradición que volvió a recuperarse en 1993, declarándose de Interés Turístico Cultural y de gran importancia para la provincia e incluso el país tal y como declaró el propio Juan A. Samaranch, ex presidente del Comité Olímpico Internacional, COI, “los juegos moriscos de Aben Humeya suponen rehacer un eslabón perdido de la cadena entre los Juegos Olímpicos de la Antigüedad y el mundo moderno”.

Los Juegos Moriscos de Aben Humeya se celebran cada año y se han consolidado como un evento cultural, respetuoso con la antigua cultura morisca, tradicional, característico del folclore popular y todo un atractivo para el turismo. Dentro de los juegos existen varias modalidades como la lucha, tiro con arco, levantamiento de peso, triple salto, carrera de velocidad, danza o canto, entre otros. Las prácticas deportivas son, por lo general, demostraciones de fuerza, habilidad o precisión, mientras que las musicales se basan en la originalidad del vestuario y la coreografía.

Entre los atractivos de esta peculiar celebración, se encuentra el Zoco, en el que los visitantes pueden degustar todo tipo de productos elaborados artesanalmente inspirados en la cocina marroquí, así como comprar telas, cerámicas o maderas.

El diputado de Turismo, Javier Aureliano García, insiste en “la labor que desde el Servicio Provincial de Turismo de la Diputación de Almería se realiza para la promoción y difusión de los productos y recursos turísticos que tiene el interior de la provincia”. Asimismo, ha aprovechado esta oportunidad para invitar a los propios almerienses y visitantes potenciales a conocer los enclaves privilegiados del interior de la provincia como éste.