El Instituto de Estudios Almerienses (IEA) ha celebrado esta tarde una jornada que bajo el título ‘Imágenes documentadas sobre pérdidas en el Patrimonio Urbano Almeriense’ ha analizado el desarrollo que ha experimentado la arquitectura de la ciudad y cómo, con el paso de los años, se han ido sustituyendo las construcciones antiguas por edificios cada vez más modernos.

El Salón de Actos de la UNED se ha quedado pequeño en esta actividad que ha contado con la participación de fotógrafos, arquitectos, urbanistas y miembros de entidades como la Asociación Amigos de la Alcazaba

Una jornada que se ha celebrado en un abarrotado Salón de Actos de la UNED y que ha contado con la participación del responsable del IEA, Francisco Alonso y el coordinador de la Jornada, Ginés Valera.

Tal y como ha explicado el coordinador del IEA “se trata de una actividad muy esperada tanto por la temática como por la forma en la que se va a desarrollar. Asimismo, con esta nueva iniciativa, se pone de manifiesto la gran variedad temática que ofrece el IEA en sus jornadas, en las que no se hablará sólo de historia sino también la evolución del urbanismo de la ciudad a través de una completa galería fotográfica”.

Por su parte, el coordinador de las jornadas ha explicado que los participantes podrán ver una “proyección de 400 imágenes de viviendas burguesas y obreras que fueron sustituidas por nuevos edificios plurifamiliares y residenciales. Entonces no había una conciencia de protección y eso ha hecho que nuestro casco histórico haya perdido personalidad y sobre ello, vamos a reflexionar en la mesa redonda posterior”.

Entre los elemenos arquitectónicos que han ido desapareciendo del patrimonio almeriense, Valera ha destacado el edificio de Correos (Corazón de Jesús), el edificio de Enrique Lopez Rull de la Puerta Purchena y los chalets y casa señoriales localizadas en la zona del Zapillo, entre otras.

Así, durante la jornada se ha analizado, desde un enfoque práctico, el gran desarrollo que experimentó la Almería del siglo XIX gracias a la minería y la uva. Un momento en el que la nueva burguesía consolidó una trama ortogonal con ensanches, bulevar, glorietas, edificios historicistas y públicos de uso cultural.

Posteriormente, durante la industrialización de los 60 estalló el progreso, propiciando el “desarrollismo” y la construcción de pisos plurifamiliares en sustitución de las casas burguesas y viviendas obreras existentes.

Por último, se analizará la actividad urbanística de los años 60 y 70 cuando se sustituían edificios de entre 2 y 3 alturas por estructuras de 8 o 10 plantas que impulsaron el crecimiento del número de viviendas en la provincia. Si en los 50 se construyeron 4.593 viviendas y 10.200 edificios eran anteriores a 1900, del 60 al 70 se levantaron 17.361 y en 1980 solo sobreviven 2.000 casa añejas.

PROGRAMA DE LAS JORNADAS

18: 00 horas. Bienvenida

18:15 horas. Proyección de imágenes sobre pérdidas irreparables de patrimonio arquitectónico en el Municipio de Almería. Por Ginés Valera Escobar.

19:10 horas. Proyección de imágenes sobre pérdida de patrimonio urbano en la Provincia de Almería. Por Manuel Artero Ramírez. Fotógrafo.

20:00 horas. Mesa redonda sobre destrucción en el patrimonio arquitectónico almeriense en la etapa del desarrollismo. Moderada por José Francisco García Sánchez, arquitecto, investigador y jefe del departamento de Geografía y Ordenación del Territorio IEA. Contará con la participación de Alfonso Ruiz García, doctor en Historia del Arte; Juan Díaz Pérez, arquitecto de la Administración Local y María Teresa Pérez Sánchez, presidenta de la Asociación de Amigos de la Alcazaba.