El presidente de la Diputación de Almería, Gabriel Amat y los presidentes del Consorcio de  Residuos Sólidos del Poniente Almeriense, Francisco Góngora y del Consorcio del Sector II para la Gestión de Residuos, Eugenio Gonzálvez, han suscrito hoy un convenio de colaboración para la construcción de un nuevo vaso de vertido en la Planta de Recuperación y Compostaje de Residuos Sólidos de Gádor, que da servicio a 56 municipios de la provincia.

“Supondrá una inversión de más de 1.400.000 euros sufragados entre la Institución Provincial y los Consorcios de Residuos del Poniente y del Sector II que representan a 56 municipios “

Según ha explicado Gabriel Amat, “en la actualidad, los vasos de la Planta de Gádor se encuentran prácticamente agotados, por lo que hemos decidido asumir el esfuerzo de realizar uno nuevo de forma conjunta entre Diputación y Consorcios”.

En este sentido, el presidente ha aclarado que la actuación supondrá una inversión de 1.449.826 euros de los que 500.000 euros saldrán de las arcas de Diputación y el resto se reparte entre los consorcios en función de las toneladas de residuos que generan, por lo que el Poniente aportará 731.366 euros y el Sector II, 218.460 euros. El nuevo Vaso estará listo en un plazo máximo de unos tres meses y medio.

Por su parte, Francisco Góngora ha agradecido la disposición de la Diputación a colaborar con este proyecto, “que da servicio a 56 municipios que representan a 357.000 habitantes, prácticamente la mitad de la población de Almería”. Góngora ha lamentado la actitud del anterior Equipo de Gobierno de la institución, así como de la Consejería de Medio Ambiente “de las que sólo hemos obtenido promesas que no han cristalizado en ningún acuerdo para solucionar el problema”.

El presidente del Consorcio del Poniente ha denunciado el “agravio comparativo que hemos sufrido frente a las fuerte inversión de la Junta de Andalucía en Plantas de Tratamiento y de Vasos de Vertido como la nueva Planta de Antequera por un importe de 20 millones de euros, otra en Granada y también en Jaén o Albox”.

Por último, Eugenio Gonzálvez ha incidido en la falta de ayuda de la Consejería de Medio Ambiente “a cuya puerta no hemos dejado de llamar sin respuesta”. Gonzálvez ha recordado que “la Planta de Gádor tuvo tales problemas medioambientales que la empresa llegó a presentar un ERE debido a que no se podía trabajar en ella, por lo que Francisco Góngora y yo fuimos a reunirnos con la delegada de Medio Ambiente encontrándonos siempre un ‘no’ por respuesta”.

Nuevas vías de gestión

Amat también ha incidido en la necesidad de buscar “soluciones permanentes a la gestión de residuos, ya que la construcción de estos vasos supone una importante inversión que hay que realizar cada pocos años”. En este sentido, Francisco Góngora ha explicado que “desde el Consorcio ya estamos estudiado nuevas vías de trabajo encaminadas a la transformación de residuos en energía, porque ya existe la tecnología necesaria para ello”. Góngora ha señalado además que se está buscando “una mayor eficiencia medioambiental que vaya paralela a un abaratamiento de los costes”.