El presidente de la Diputación de Almería, Gabriel Amat y los presidentes del Consorcio de Residuos Sólidos del Poniente Almeriense, Francisco Góngora y del Consorcio del Sector II para la Gestión de Residuos, Eugenio Gonzálvez, han inaugurado esta mañana el nuevo vaso de vertido en la Planta de Recuperación y Compostaje de Residuos Sólidos de Gádor, que da servicio a 58 municipios de la provincia, lo que supone la recepción de los residuos de una población de 358.000 habitantes, que representa un poco más de la mitad de toda la población de la provincia.

“La institución ha aplicado la baja de Licitación a la aportación de los dos Consorcios de Residuos que representan a 58 municipios de la provincia y que han obtenido así un ahorro de 554.151 euros”

Se trata de de una actuación fruto del convenio suscrito por las tres administraciones debido a que los vasos de la Planta de Gádor se encontraban ya prácticamente agotados, “por lo que desde la Diputación decidimos unirnos a los dos Consorcios y realizar estas obras que afectan a más de la mitad de los municipios de la provincia de Almería”. En este sentido el presidente de la Diputación ha incidido en la necesidad de buscar soluciones permanentes a la gestión de residuos en la provincia “ya que este sistema supone que tengamos que realizar una fuerte inversión cada pocos años”.

El  presidente ha recordado que la actuación contaba un presupuesto base de licitación de 1.449.826 euros y finalmente se ha adjudicado por 895.675 euros. La baja del contrato se ha aplicado íntegramente a la aportación de los Consorcios al proyecto, lo que ha supuesto un ahorro para las arcas de los 58 ayuntamientos de 554.151 euros.

La Diputación ha continuado así con su aportación inicial al proyecto de 500.000 euros y el resto se ha repartido entre los consorcios en función de las toneladas de residuos que generan, por lo que el Poniente aporta 304.670 euros y el Sector II, 91.005 euros.

Obra muy necesaria

Por su parte, el presidente del Consorcio de Residuos Sólidos del Poniente Almeriense y alcalde de El Ejido, Francisco Góngora, ha señalado que “esta ampliación era una necesidad muy demandada que por fin es una realidad y que viene a solucionar la situación crítica de agotamiento en la que se encontraban los vasos de rechazo en explotación, lo que permitirá dar salida al rechazo de la planta por un plazo aproximado de dos años y medio”. De igual modo Góngora ha explicado que “el nuevo vaso corresponde a una primera fase del proyecto, donde se han adherido a las instalaciones de Gádor terrenos con una superficie de unas 42 hectáreas y sobre los que se han proyectado ampliaciones para un total de ocho vasos de rechazo”.

Góngora ha destacado que “la actuación ha sido posible gracias a un gran esfuerzo realizado por los ayuntamientos que se ha visto aliviado por la aportación de la Diputación, algo que lamentablemente no podemos decir de la Junta de Andalucía que ha roto su compromiso de financiar parte de esta obra mientras que si que ha invertido en materia de gestión de residuos en otras provincias como Málaga o Granada”.

Eugenio Gonzálvez ha señalado la importancia de esta actuación “En esta planta que acogimos en el municipio de Gádor y que da empleo a más de 80 personas”. El presidente del Consorcio del Sector II ha incidido en que “se trata de una obra que tendríamos que haber finalizado hace dos años en un proyecto que hubieran garantizado la gestión de residuos durante mucho tiempo, pero lamentablemente, y después de muchas reuniones con la consejera de Medio Ambiente, la Junta de Andalucía no quiso aceptar los convenios que en su momento habían suscrito con la Diputación Provincial”.

“Las inversiones en Medio Ambiente se demuestran viniendo a inaugurar una obra que ya está ejecutada, no haciendo promesas en los medios de comunicación”, ha concluido Gonzálvez.

Las obras han consistido en el vallado perimetral de los nuevos terrenos adquiridos, la apertura  de caminos interiores para dar accesibilidad y servicio a las nuevas instalaciones y la adecuación e impermeabilización de un nuevo vaso para admitir los rechazos de la planta. La nueva instalación ya está a disposición del  Concesionario, la UTE poniente Almeriense, para que proceda a la clausura de los vasos actuales y la apertura de la explotación del nuevo vaso.