El diputado de Promoción Económica, Amós García, ha lamentado hoy los retrasos de la Junta de Andalucía en los abonos a 17 Escuelas Taller de la provincia de Almería. De este modo, Amós García quiere trasladar la preocupación y decepción de los alcaldes afectados por estos impagos que temen que este programa de empleo corra peligro por culpa de los incumplimientos del Gobierno Andaluz.

“Amós García teme que este programa de empleo corra peligro por los incumplimientos de la Junta de Andalucía”

Según ha detallado el diputado, 45 municipios están afectados por los impagos a las escuelas taller. “Entre ellos se encuentran la Mancomunidad de Municipios del Almanzora o el propio municipio de Macael que viven una situación económica crítica y con el incumplimiento de la administración regional se están mermando más aún los recursos propios”.

Amós García ha solicitado al Gobierno Andaluz que pague el 25% de estos proyectos que debería de haber abonado el pasado mes de junio y que ninguna de estas 17 Escuelas Taller ha recibido aún. “No queremos que estos proyectos que son vitales para dinamizar el empleo en estos municipios corran peligro por la mala gestión que se está llevando a cabo en los recursos de empleo”.

Amós García ha criticado que además de estos impagos, una de las últimas convocatorias ha sido anulada, con el consiguiente daño que se ha ocasionado a desempleados de la provincia; y que todavía no se ha resuelto la convocatoria 2013 desde que se presentaron los proyectos el pasado mes de enero.

La Diputación aporta todos los recursos técnicos que tiene a disposición de los municipios para la redacción de los proyectos de Escuela Taller y Taller de Empleo; así como el asesoramiento para la solicitud de estas subvenciones.

Problemas desde el Traspaso de Competencias a Educación

Por otro lado, el diputado provincial ha asegurado que desde que el pasado 2 de abril se aprobara el traspaso de competencias de las políticas activas de empleo a la Consejería de Educación hay una gran desorganización: “Hemos respetado un tiempo prudencial para que se coordinaran y se estableciera el nuevo modelo de gestión que se suponía que iba a implementar las políticas activas de empleo. Tras cinco meses de espera, observamos que hay un caos y que nadie se hace responsable de una materia tan fundamental como son las Escuelas Taller. Los principales perjudicados en este caos son, en primer lugar, los desempleados y, en segundo lugar, los funcionarios que sufren la mala gestión política en algo tan prioritario como el empleo”.