El presidente de la Diputación, Gabriel Amat ha inaugurado hoy la exposición titulada ”San José María Rubio, un santo de nuestra tierra’, que se podrá visitar hasta el 23 de abril en el Patio de Luces de la institución provincial y con la que se conmemora el 150 aniversario del nacimiento de este santo almeriense que fue canonizado por el papa Juan Pablo II.

“El presidente de elogia la vida y labor pastoral de este santo nacido en Dalías que fue canonizado por el papa Juan Pablo II”

Amat ha estado acompañado por el presidente de la Hermandad Sacramental de San José María Rubio así como por el párroco de Dalías, padre Gabriel Lirola Aguilera. El presidente de la Diputación ha destacado en su alocución que el Padre rubio ‘lo dio todo y lo hizo todo sin pedir nada a cambio y esa es su mayor grandeza. Además, ha elogiado su legado pastoral, y su bondad de quien ha puesto como ‘ejemplo a seguir’ para todos.

Del mismo modo, ha resaltado la necesidad de rendirle un merecido homenaje al primer santo de la provincia de Almería y se ha mostrado muy ‘orgulloso de esta magnífica persona y santo que en Almería se recuerda con gran cariño’.

El presidente de la Hermandad se ha congratulado por el reconocimiento que se ha hecho desde la Diputación a San José María Rubio, ‘un almeriense universal que debe ser un modelo para todos’. Al respecto, ha recordado que nació el 22 de julio de en 1864 en Dalías y que posteriormente estudió en los seminarios de Almería y de Granada para luego ejercer su labor pastoral en Madrid, con una vida dedicada a ayudar a los más pobres, como se refleja en la exposición.

Al término de la inauguración, la Hermandad ha entregado al presidente Amat como recuerdo una imagen del santo, a quien a título póstumo en 2003 la Diputación le concedió la Medalla de Oro de la institución.